Ser periodista en un país marcado por el odio


Venezuela desde hace ya un tiempo es un país dividido, una tierra cortada a la mitad por un discurso disgregador e irreflexivo generado desde el poder, este discurso ha herido con saña y rabia a la moral del país, haciendo que la gente de a pie se haga eco de una política sistemática de odio hacia todo lo que adversa al régimen de Hugo Chávez, convirtiendo a los disidentes en enemigos automáticos de la patria, traicioneros seres que por no estar de acuerdo con las políticas, locuras e irregularidades del gobierno, merecen ser castigados por las fuerzas emancipadoras del poder.

Estas fuerzas camufladas en un discurso socialista vacío e hipócrita no respetan derecho humano alguno, su única intención es tapar, callar, mostrar una verdad que no la es, hacer crecer en el pueblo una matriz de opinión conveniente para crear mártires en su seno y desarrollar satánicos monstruos entre quienes le enfrentan, obviamente uno de los mas grandes enemigos de esta gente son los medios de comunicación.

Si lo vemos con objetividad, en gobiernos totalitarios es normal que esto sea así, pues la fuerza de la verdad y la información son las armas mas grandes con que las que puede contar la sociedad para defender sus derechos, nada es superior a la verdad, nada podrá nunca imponerse ante un hecho que sea informado de forma veraz, inmediata y oportuna.

Concientes de esta realidad las cúpulas rojas-rojitas se han planteado estrategias en contra de los medios de comunicación que van desde recomendaciones de cesar a ciertos periodistas incómodos, pasando por el uso de las concesiones, hasta llegar a la agresión directa, donde camarógrafos, periodistas y equipo técnico han sido agredidos por turbas organizadas a las que el gobierno llama después con ánimos de justificar “gente del pueblo”, cuando todo sabemos que son asalariados del gobierno contratados con la única intención de amedrentar y crear terror.

Es basándose en estos lineamientos bien conocidos por el señor presidente de la república que se ha logrado sacar del espectro televisivo a gente como Napoleón Bravo, Martha Colomina y Cesar Miguel Rondón cesados en sus funciones producto de las presiones del poder sobre lo dueños de los canales donde laboraban, gente “incomoda” pues manejaban una línea de opinión critica y poco complaciente con las políticas gubernamentales.

La muestra mas grande del terror venido desde el poder hacia los medios es la no renovación de la concesión del uso del espacio radioeléctrico a RCTV, el gobierno haciendo una demostración total de control sobre todos los poderes del estado sacó del aire al canal de televisión mas antiguo del país sin importar trabajadores, opinión publica, nada, me molestas y yo te saco, así de fácil, así de mezquino puede llegar a ser le hombre cuando el poder es su único deseo.

Esta especie de guerra desde el oficialismo hacia los medios de comunicación ha creado un efecto devastador en el ánimo y la disposición de los periodistas, llevándolos a dejar a un lado uno de los aspectos mas importantes del ejercicio del periodismo, la imparcialidad. Es patético ver como en este país existen dos tipos de periodistas, los opositores y los gobierneros, cada uno con una posición política establecida y bien visible, generando en ambos casos información sesgada, matrices de opinión construidas desde una oficina y lo peor de todo, desinformación.

Es así como desde Venezolana de Televisión todos los días se dice que Estados Unidos esta en guerra contra el pueblo de Irak, mientras que desde Globovisión se obvian los logros del gobierno solo por el mero hecho de hacerlo parecer peor de lo que ya es, información aderezada con los intereses de cada quien, una practica inaceptable en una sociedad plural como lo es la venezolana.

Esta realidad la vivimos en carne propia los organizadores del Gillmanfest 2008 quienes vimos con asombro que un evento de esa magnitud sencillamente no existió para la prensa local del estado Carabobo, no hubo información alguna sobre le evento en días posteriores, ni buena ni mala, aquello tan inmenso que dejo a la ciudad sin hoteles por el gran movimiento de personas, no pasó, increíble, obviamente esto tiene una razón, era un show impulsado desde le gobierno.

Pero así como no existió el Gillmanfest en Carabobo, en Caracas cada vez que la oposición llama a una marcha y esta es multitudinaria Venezolana de Televisión se da a la tarea de mostrar la información sesgada, incompleta, hacen tomas trucadas del movimiento de gente para que parezca que hubo poca asistencia al acto, muestran la cola de la marcha para que se vean huecos entre la gente, toman entre sus manos a la información y como si de plastilina se tratará la moldean a su conveniencia. Triste.

Definitivamente es muy duro ser periodista en un país marcado por el odio, un odio que nació en la mente de quienes hoy en día nos gobiernan, un odio que hace diez años no existía, en aquella época a menos que salieras de operativo con la PM en las noches el chaleco antibalas no era necesario, hoy es tan vital como la cámara, pues en cualquier momento puedes ser victima de la locura y dejar tu vida en el cumplimiento de esa profesión que amaste lo suficiente como para dedicarte a ella cinco años en una universidad para después dedicarle el resto de tu vida, porque se es periodista por siempre, hasta el fin de los días, feliz día del periodista, se les admirar y se les respeta.

Anuncios

5 pensamientos en “Ser periodista en un país marcado por el odio

  1. Gracia Mr Slave por este post!!! Aunque actualmente no ejerzo como periodista propiamente dicho, si viví y sufrí ese papel por seis años de mi vida profesional.

    Además de todo lo que comentas,lo cual comparto, el periodismo en este país es una de las profesiones más exigentes y peor pagadas, por eso quienes se dedican al dia a día de la noticia lo hacen desde el corazón.

    Feliz día para todos!

  2. Realmente Slave, es increíble el maltrato que estos reciben por simplemente hace lo que les gusta, bien así como todos tienen su trabajo, pero la diferencia la marca el gobierno, y es el maltrato hacia ellos. Y es verdad, todos recibimos algún tipo de maltrato, dígame ahora que en la Universidad de Carabobo andan robando todos los días, entran a los salones de clase a robar, eso venia ya de hace tiempo, pero ahora con mas frecuencia. Impresionante la inseguridad de Venezuela.

  3. JAJAJAJA BUENO DE CUAL MALTRATO HABLAN , ACASO LA GENTE DE LA OPOSICION CUANDO VEN AUN PERODISTA DEL GOBIERNO NO LO AGREDEN , O ES QUE ACASO CREEN QUE SALEN LAS 4 VIEJAS ENCOPETADAS A DARLES TE Y GALLETAS.

    Y LO QUE ERA EL CANALITO DEL CHULO DE BARCENAS CON LA GORDA QUE PARECE EL ENGENDRO DE PORKY , TODOS LOS DIAS INSULTANDO Y HABLANDO ESTUPIDECES , A ESO NO LE LLAMAN LIBERTAD DE EXPRESION???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s